Antonio Caló busca cerrar el acuerdo de recorte salarial para los metalúrgicos, pero hay interna en la UOM

Algunas seccionales están en contra de una poda del 30% en los sueldos. Este lunes siguen las negociaciones.

En medio de una rebelión de algunas seccionales del interior que se oponen a este tipo de negociaciones, este lunes la conducción de la UOM buscará cerrar un acuerdo con las 6 cámaras empresarias que implica un recorte del 30% de los salarios de los metalúrgicos que no están trabajando por la cuarentena.

El viernes la firma se trabó por dos razones: una porque AFAC, que agrupa a las autopartistas, pidió que el acuerdo fuera por 60 días y no por 90 como se venía charlando.

El otro punto de fricción era desde cuando regiría el acuerdo, sí desde el primero de abril - como quieren los empresarios- o desde su firma.

El jueves, el secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló, había adelantado que, para evitar despidos por la crisis del coronavirus, se firmaría una rebaja del 30% en los sueldos de los metalúrgicos que no pudieran volver a trabajar por la cuarentena​.

Pero ese acuerdo trastabilló -en las últimas horas- debido a internas dentro del sindicato.

Ante una consulta de Clarín, Caló contestó: “Seguimos el lunes. Tenemos que corregir cosas en la redacción”, admitió.

El fin de semana circuló entre los gremialistas un audio de Whatsapp de Francisco “Barba” Gutierrez, miembro del Secretariado Nacional de la UOM y capo se la seccional Quilmes, advirtiendo que el acuerdo proyectado por las cámaras empresarias y la UOM no se firmó "ni se va a firmar" ya que no estaban de acuerdo con la quita del 30% sobre el sueldo neto como pretenden los empresarios.

"Nosotros rechazamos lo que pretendían los señores empresarios. No habrá posiblidades de cerrar nada. Con lo cual, hay que exigir a las empresas que paguen el 100% de sus salarios", advirtió Gutierrez en ese mensaje a sus compañeros. En el audio el dirigente advirtió tambien, que en caso que no llegaran a pagar todo el sueldo, las seccionales deberán realizar las denuncias correspondientes.

Según los gremialistas, la inflación ya los estaba afectando demasiado como para reducir aún más el poder adquisitivo. Con lo cual, esas desavenencias terminaron por romper el acuerdo al que habían llegado el gremio y la patronal.

Algunos de los jefes nacionales de la UOM están furiosos con "Barba" Gutiérrez.

También otras seccionales de la UOM se muestran díscolas. Una es la de Córdoba, que lidera Rubén Urbano. Del lado empresario describen a esa seccional como "anárquica" y "complicada" para alcanzar un acuerdo.

Ante una consulta de Clarín, el jefe de otra seccional importante de la UOM planteó que el acuerdo que firme el gremio a nivel nacional debería servir "solo de acuerdo marco".

Ese dirigente agregó: "Cada seccional debería tener la libertad de poder negociar con cada empresa de cuánto es el recorte salarial. Hay empresas que pueden pagar el 100% y otras, como quizá una pequeña fundición, que no pueden pagar nada. Nadie mejor que los jefes de las seccionales para saber hasta dónde se puede tirar de la piola".

Del lado empresario confiaban en la noche de este domingo que posiblemente habrá acuerdo. Pero remarcaron que por tratarse de negociaciones "virtuales" son complicadas y hay muchos idas y vueltas.

Fuente: Clarín


Untitled Document


Más Noticias



Untitled Document