Pausa en la negociación del plan "suspensiones por empleo" ante nuevo DNU salarial

La decisión del Gobierno de pagar la mitad de los sueldos de los trabajadores en empresas en riesgo impactó en las discusiones de Comercio, UOM, Smata y textiles.

La persistencia de las medidas de aislamiento social alumbró una suerte de nueva ronda de paritarias pero orientada únicamente a pactar licenciamientos masivos.

El decreto del Gobierno que reforzó la asistencia a las empresas para el pago de salarios puso en suspenso las negociaciones entre gremios y empleadores por suspensiones durante la vigencia de la cuarentena. En esa instancia quedaron las tratativas de mercantiles, metalúrgicos, mecánicos y textiles, entre otros sectores impactados por el parate económico. La excepción fueron los petroleros patagónicos, que alcanzaron un acuerdo con una cámara de productores de hidrocarburos de sostén del nivel de empleo hasta fin de mayo a cambio de una rebaja de sueldos mayor al 50%.

La persistencia de las medidas de aislamiento social alumbró una suerte de nueva ronda de paritarias pero orientada únicamente a pactar licenciamientos masivos. En casi todos los sectores involucrados surgió un número común: los trabajadores dispensados de acudir a sus puestos pasarían a cobrar 70% de sus salarios netos en función de las negociaciones en marcha. Incluso el grueso de las negociaciones contó hasta ahora con el aval del Gobierno al incluir pagos no remunerativos, en teoría prohibidos por la normativa vigente.

La persistencia de las medidas de aislamiento social alumbró una suerte de nueva ronda de paritarias pero orientada únicamente a pactar licenciamientos masivos.
Informate más
Pausa en la negociación del plan "suspensiones por empleo" ante nuevo DNU salarial
Pero el escenario varió drásticamente el domingo a la noche. Fue con la difusión del decreto de necesidad y urgencia (DNU) 376 que amplió los alcances del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (el denominado ATP) al incorporar la posibilidad de que el Estado pague el 50% de los sueldos en las empresas golpeadas por la crisis, entre otras medidas. En los gremios advirtieron que esa alternativa obligó a repensar la modalidad de suspensiones planteada al amparo del artículo 223 bis de la ley de Contrato de Trabajo.

Esta noche continuaban los intercambios por videoconferencia entre la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y cinco cámaras patronales de la actividad, así como los del sindicato de mecánicos (Smata) con las fábricas de autopartes nucleadas en AFAC. En ambos casos, con particularidades, el debate estaba centrado en reconvertir la dispensa de trabajo de la gran mayoría de los operarios en suspensiones efectivas con derecho al cobro del 70% del salario y garantía de estabilidad laboral por entre tres y seis meses.

El viernes pasado se cayó un acuerdo que la UOM tenía casi anudado por la negativa de algunas seccionales a convalidar las rebajas salariales, con el argumento de que los primeros DNU firmados por Alberto Fernández garantizan la integralidad de los sueldos y prohíben despidos y suspensiones. El DNU 376 le dio a la jefatura del gremio una razón para reanudar las conversaciones a partir de la chance de utilizarlo como refuerzo del salario de suspensión. Este martes seguirán los intercambios entre el sindicato que lidera Antonio Caló y las cámaras Adimra, Camima (pymes), Afarte (terminales electrónicas de Tierra del Fuego), Caiama (aluminio) y Fedehogar (electrodomésticos). Lo mismo intentaban Smata y AFAC.

En el caso del sindicato de Comercio la reunión virtual que debía producirse este lunes con las entidades patronales pasó para el martes para generar un espacio de análisis bilateral del DNU. Después del mediodía se concretará el intercambio con la Cámara de Comercio y la Confederación de la Mediana Empresa sobre la misma base que los gremios industriales: suspensiones al 70% de los sueldos de convenio, vía pagos no remunerativos convalidados por el Ejecutivo.

Otro gremio que se incorporará al pelotón de las discusiones por licenciamientos será la Asociación Obrera Textil (AOT), que venía de una debacle profunda de la actividad durante la gestión de Mauricio Macri (redujo de 40 mil a 30 mil la cantidad de operarios en todo el país en ese lapso) y que en la actualidad atraviesa una parálisis del 90% de la actividad. Hugo Benítez, el secretario general del gremio, confirmó que la discusión con la Federación de la Industria Textil (FITA) girará en torno de la posibilidad de disponer suspensiones con pagos de entre el 67% y el 70% de los salarios de convenio.

Incluso el sindicato de Pasteleros, que la semana pasada firmó con la cámara de cadenas de comida rápida (McDonald’s, Burger King, Starbucks entre otras) un mecanismo de licenciamientos al 70% del salario neto (de bolsillo los gremialistas dijeron que quedaría 85 por ciento) volverá a analizar hoy ese entendimiento bajo el prisma del nuevo decreto de asistencia a las empresas.

Más allá de la nueva medida del Gobierno, este lunes hubo un acuerdo entre los sindicatos petroleros patagónicos y la Cámara de Exploración y Producción de Hidrocarburos (CEPH) para reducir a poco menos de la mitad los sueldos de los operarios que permanecen en sus hogares a partir de la cuarentena. Lo suscribieron los gremios de Neuquén, Río Negro y La Pampa (el mayoritario de la actividad, a cargo de Guillermo Pereyra) y el de Chubut. Entre ambos nuclean a más del 80% del total de trabajadores del rubro. Pereyra le dijo a este diario que los trabajadores licenciados, que cobraban salarios netos de 90 mil pesos, pasarán a percibir durante la vigencia de la cuarentena, entre 42 y 45 mil pesos no remunerativos.

Fuente: Ámbito Financiero


Untitled Document


Más Noticias



Untitled Document