El empleo asalariado se estabiliza y crecen fuerte los monotributistas

El segmento cuentapropista sumó 36.000 puestos formales en un mes y ya regresó a los niveles previos a la pandemia. Reactivan las actividades inmobiliarias, construcción e industria

El empleo asalariado privado detuvo su sangría en agosto, de la mano de la recuperación en las actividades inmobiliarias, la industria y la construcción. Mientras tanto, el segmento cuentapropista es el que muestra mayor dinamismo y ya se ubica en los niveles previos a la pandemia.

De acuerdo a los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) recabados por el ministerio de Trabajo, los puestos registrados alcanzaron los 11,822 millones, lo que implicó un avance del 0,3% mensual que se suma a la suba del 0,2% observada durante julio y agosto, tras los derrapes de marzo, abril y mayo, los meses más duros de la cuarentena.

Si bien la comparación interanual arroja una baja de 315,1 mil trabajadores menos (-2,6%), durante agosto hubo 38.500 personas que consiguieron un empleo en blanco, de los cuales la mayor parte correspondieron al segmento monotributistas, ya que esta modalidad de actividad sumó 33.900 (2,1%).

En ese sentido, el informe del ministerio detalló que “el régimen de monotributo mostró tres meses consecutivos de fuerte crecimiento mensual, lo cual permitió recuperar -dentro de esta categoría- el nivel de empleo previo al inicio de la pandemia”. “Por su parte, el régimen de autónomos y el monotributo social mostraron tasas de variación positivas de 0,3% y 0,2% respectivamente (+1,1 mil y +0,8 mil trabajadores en cada caso)”, reza el reporte oficial.

En cuanto a los asalariados, bajaron en 297,9 mil en un año (3,1%), pero se mantuvieron sin variaciones en términos mensuales. “Si se analiza cada una de las categorías, se observa que el empleo público presentó una variación de 0,2%”, al sumar 5.000 trabajadores, “mientras que el sector privado se mantuvo prácticamente estable” con 1.300 empleados menos, y los asalariados de casas particulares mostraron una caída del 0,2% (-1.000 menos), explicó Trabajo.

Dentro del sector privado, los rubros en donde se observó un mayor incremento fueron las actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler con un 0,8%, con 6.425 empleos registrados más en relación a julio y una diferencia positiva de 13.000 desde junio. Le siguió la industria manufacturera que incorporó a 1.540 personas (0,1%) y la construcción con 946 (0,3%).

“Por el contrario, el empleo cayó en Hoteles y restaurantes (-1,9%), Pesca (-1,0%), Enseñanza (- 0,5%), Explotación de minas y canteras (-0,5%), Transporte, almacenamiento y comunicaciones (- 0,3%), Suministro de electricidad, gas y agua (-0,3%), e Intermediación Financiera (-0,3%). En el caso de Hoteles y restaurantes se observa un proceso de destrucción de empleo que no aminora su ritmo”, advirtió el informe oficial.

“Esta dinámica se produce en un período donde se comienza a observar una caída del número diario de contagios por coronavirus en el ámbito del área metropolitana del Gran Buenos Aires (AMBA) y de un aumento de los casos en algunas localidades del interior del país. El relajamiento de las medidas de aislamiento social y preventivo obligatorio en las localidades donde la curva de contagios comienza a ceder es probable que determine, en los próximos meses, un comportamiento favorable del empleo formal en los sectores más afectados por la pandemia. Sin embargo, como aún continúan las restricciones que impiden el desempeño habitual de ciertas actividades, las medidas implementadas para mitigar los efectos de la crisis seguirán jugando un rol central en la preservación de los puestos de trabajo formales”, evaluó la cartera conducida por Claudio Moroni.

Fuente: BAE




Untitled Document