Tras más de 2 años de caída, la actividad metalúrgica mostró su primer repunte

La productividad del sector arrojó una suba del 0,5% cortando con una contracción de 28 meses consecutivos, y ya alcanzó los niveles prepandemia.

La producción metalúrgica mostró su primer crecimiento luego de 28 meses de retracción consecutiva. La actividad del sector creció 0,5% en septiembre, respecto del mismo mes del 2019.

Así lo detalló la Asociación de Industriales Metalúrgicos de la República Argentina (ADIMRA) en su último informe, y precisó que la productividad se ubica en el 52% por encima de lo registrado en abril, el peor mes de la actividad desde la irrupción de la pandemia.

Al respecto, el presidente de la entidad, Orlando Castellani, aseguró que “la actividad está en un nivel muy bueno, está en promedio como en la prepandemia, y registró un aumento del empleo de entre un 15% y un 20%”.

Cabe recordar que durante el período 2015-2019 el sector debió afrontar un masivo recorte de más de 25.000 trabajadores, según las previsiones que llevó adelante la misma entidad el año pasado.

“Durante varios años en el Gobierno anterior lo especulativo y lo financiero estuvieron por encima de lo productivo y el Gobierno actual entiende que el desarrollo del país es través de la producción y el empleo”, remarcó el dirigente.

Respecto de las cifras actuales, la ocupación de septiembre mostró una leve reducción interanual del 1,1%. Además, casi un 50% de las empresas debió disminuir las horas extras y 1 de cada 5 empresas redujo la jornada laboral.

Por otra parte, los sectores que arrojaron mayores alzas fueron Maquinaria agrícola (+24,5%), y Carrocería y remolques (+9,5%). Asimismo, las contracciones más fuertes se dieron en Bienes de capital (-9,1%), Fundición (-4,4%), Equipos y aparatos eléctricos (-3,8%) y Autopartes (-2,8%).

Protocolo para retomar la actividad
La Unión Obrera Metalúrgica (UOM) y ADIMRA elaboraron el Protocolo de Seguridad Covid-19 para retornar a los espacios de trabajo con estrictas medidas preventivas para resguardar la salud de los trabajadores del sector.

La propuesta se encuentra estructurada en cuatro bloques con generalidades y especificaciones sobre cómo llevar adelante el cuidado y la prevención por parte de las empresas y los trabajadores.

Allí se estableció que el traslado del personal que se encuentre cerca de los espacios laborales deberá ser a pie o en bicicleta, y los que realicen viajes largos en vehículo personal o transporte público. Además confirmaron la obligatoriedad de la protección naso bucal, alcohol en gel para el lavado de manos y el cumplimiento del distanciamiento mínimo.

Dicho protocolo definió también diversos ítems para cumplir diariamente en el ingreso de los trabajadores: cuestionario y estado de salud de familiares; higiene de manos, limpieza de calzado y accesorios; toallas de papel y desinfectantes a disposición; cambios de ropa; y suspensión de controles por tarjeta biométrica o tarjetas.

El documento también detalló acondicionamientos del ámbito de trabajo, organización de la jornada (siempre evitando la aglomeración de trabajadores), el seguimiento del personal por fuera del ámbito laboral, atención con distancia de clientes y proveedores, entre otros.

Fuente: Mundo Gremial




Untitled Document