Nuevo round Nación-Ciudad: la Rosada presiona con el Consenso Fiscal, pero Horacio Rodríguez Larreta pide un cambio clave para firmarlo

En guerra por la coparticipación, el jefe de Gobierno porteño rechaza la cláusula en la que las provincias se comprometen a no hacer juicios al Estado nacional.

Alberto Fernández, Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof, en una reunión en Olivos por la pandemia.

El viernes a la tarde Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta volvieron a posar juntos para la foto mientras dialogaban sobre la continuidad de las medidas de prevención por el coronavirus en el Area Metropolitana de Buenos Aires (AMBA(. Pero hay un tema que nuevamente genera tensión entre ambos tras el impacto de la decisión del Presidente de avanzar con la quita de la coparticipación a la Ciudad. Se trata del "Consenso Fiscal 2020" que el Gobierno propuso firmar a las provincias y habilita a los gobernadores a subir impuestos a cambio de que, entre otras cuestiones, desistan de hacer juicios o renunciar a los ya iniciados a Nación. Esta cláusula es la que más inquieta al jefe de Gobierno porteño, que rechaza cualquier opción que lo obligue a dejar de lado la demanda por la coparticipación que debe definir la Corte Suprema de Justicia, y ya dejó saber que si no hay cambios "no" lo va a firmar.

Si bien trascendió en las últimas horas, el Gobierno viene trabajando hace casi un mes en el pacto fiscal. Incluso, Alberto F. lideró algunas charlas informales con gobernadores y el ministro del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro, hizo llegar el borrador a las provincias para escuchar sus contrapropuestas. En la Ciudad dicen que recién esta semana les llegó el texto.

A priori es un proyecto que genera alivio a los gobernadores porque propone una nueva adenda al Consenso Fiscal 2017, firmado durante el gobierno de Mauricio Macri, que contemplaba un esfuerzo importante de las provincias en materia fiscal, a través de una fuerte y escalonada reducción de impuestos. Pero hay cláusulas, como contó Clarín días atrás, que generan ruido. Una de ellas es la "B", en materia tributaria nacional, que compromete a las provincias a aprobar, antes del 31 de diciembre de este año, el proyecto de ley del impuesto a la riqueza.

Alberto Fernández con intendentes bonaerenses, cuando anunció el 9 de septiembre en Olivos el recorte a la Ciudad.
Alberto Fernández con intendentes bonaerenses, cuando anunció el 9 de septiembre en Olivos el recorte a la Ciudad.

Sin embargo, en el caso de la Ciudad, es la cláusula "C", en "materia de procesos judiciales", la que encendió la alarma. Allí se pide a las provincias "abstenerse por un período de dos años de iniciar procesos judiciales, y desistir de los ya iniciados, relativos al régimen de Coparticipación Federal de Impuestos, a afectaciones específicas de recursos y transferencias de competencias, servicios o funciones, por hechos anteriores a la entrada en vigencia de este Consenso".

La Ciudad, tras la quita en la coparticipación que dispuso Fernández por decreto, inició una demanda sobre la que debe decidir la Corte Suprema de Justicia. Y Rodríguez Larreta avisó que no está dispuesto a ceder en esa puja, que implica para 2021 unos $ 45 mil millones.

"Horacio ya dijo que si lo hacen desistir de la demanda, no lo va a firmar ni loco", aseguran a Clarín desde la sede del Gobierno porteño en la calle Uspallata. Y repiten un mensaje que la Ciudad ya había pronunciado en el verano cuando el Gobierno amagaba con la quita: "Si nos presionan mucho, salimos del Consenso 2017 (el original, previo a todas las adendas firmadas por los cambios en la macroeconomía) y no tendríamos problemas porque la Ciudad no tiene deuda con Nación y tampoco se perdería la compensación que se les otorgó a las provincias por el reajuste que se hizo a Buenos Aires por el Fondo del Conurbano".

El jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, cuando anunció que iría a la Corte por la poda en la coparticipación. Foto Germán García Adrasti.
El jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, cuando anunció que iría a la Corte por la poda en la coparticipación. Foto Germán García Adrasti.

Si sale del pacto fiscal, la Ciudad se sumaría a San Luis, que fue la única provincia que se había negado a acceder al pedido de Macri de reducir impuestos.

Parece difícil todavía, pero no es descabellado. Es que hay otro eje que inquieta a Larreta y también tiene que ver con la puja por la coparticipación. Es el inciso 6, del punto A, en el que los firmantes acuerdan que las transferencias de competencias o servicios que hace Nación a los distritos serán acompañadas con recursos cuyo financiamiento "provendrá del Tesoro Nacional, sin dar lugar a transferencias a través de la Ley 23.548 (de Coparticipación Federal)". Justamente el mecanismo que utilizó Macri en 2016 cuando traspasó la Policía Federal a la Ciudad,

En el Gobierno porteño advierten que hacer esa concesión sería convalidar la ley que impulsa el kirchnerismo en el Congreso -tiene media sanción- y fija el gasto que le corresponde a la Ciudad, que Larreta eventualmente también buscará impugnar ante la Justicia.

Aunque Alberto F. y Rodríguez Larreta no hablaron del tema en el encuentro por la definición de la cuarentena que mantuvieron el viernes, la reacción de la Ciudad no pasó desapercibida en Casa Rosada. En el Gobierno relativizan el borrador, aseguran que están abiertos cambios y que la única cláusula que es innegociable es la que impulsa un "endeudamiento responsable" y fija que "las provincias no podrán incrementar el stock de deuda nominada en moneda extranjera respecto a los valores registrados al 31 de diciembre de 2020".

"Es un mecanismo para evitar que se repitan errores del pasado que condujeron a muchas provincias a contraer deudas inviables y es un punto en el que no hay espacio para ceder", justifican desde el Ministerio del Interior. Ahí no sólo está la Ciudad: hay distritos que tienen regalías en moneda extranjera y ven con buenos ojos esta cláusula, pero piden que se incorpore un plazo acotado: “No puede ser para siempre”, dicen.


Fuente: Clarín




Untitled Document