Ciudad: Se levantó el paro de recolección de basura y se normaliza el servicio

El paro de recolectores de basura se extenderá hasta mañana, aunque el gremio de Camioneros advirtió que podría extenderse más

La paralización de la recolección de residuos por 24 horas fue sorpresiva, pero estaba al caer desde hace meses cuando en la ciudad comenzó a negociarse un nuevo contrato con las empresas motivado por el recorte de fondos provenientes de la coparticipación federal. El gremio de Camioneros esperaba con la guardia alta y había amenazado varias veces, la última ocasión el mes pasado, con suspender el servicio si se modificaban las condiciones de ese acuerdo, a pesar de que el principal argumento de hoy fue el pago de un bono para todos los trabajadores.

Esta tarde, tras una reunión en la subsecretaría de Trabajo, Industria y Comercio entre el gremio y el Gobierno porteño, se levantó la medida que había sido anunciada hasta mañana a las 6 cuando la Ciudad se alistaba para afrontar un día sin recolección con el sistema de contenedores dispuestos en todos los barrios: en total, hay 29.000 unidades para residuos en general (de color negro y los que recoge Camioneros) y 3800 de reciclados (de color verde que no forman parte de la recolección).


MEDIO AMBIENTE: SIETE DE CADA 10 ÁRBOLES DEL PASEO DEL BAJO NO VAN A SOBREVIVIR
El pago de la remuneración extraordinaria a unos 500 trabajadores que habían quedado al margen del beneficio destrabó el conflicto, pero la cuestión es más de fondo y gira en torno a los 3000 millones de pesos que la Ciudad pretende recortar en el contrato con la suspensión de al menos un día en la recolección de residuos que hasta el momento se realiza toda la semana. De acuerdo al proyecto oficial, la intención es interrumpir el servicio los sábados o domingo o, quizás, avanzar en hacerlo todo el fin de semana. Esta reducción, según el gremio, implicaría una rebaja considerable en los salarios de los trabajadores.

El esquema actual de recolección demanda un presupuesto superior a los $30.000 millones y la revisión de las condiciones forma parte de una decisión de Horacio Rodríguez Larreta para de rever contratos vigentes en servicios públicos y proyectos que dejaron de ser prioridad. Por el drenaje de fondos federales, según explicaron en la Ciudad, el ahorro debería ser superior a los $8000 millones en todas las áreas de Gobierno.

“El Gobierno de la Ciudad, con el pretexto de la quita de coparticipación, ha empezado con un plan de ajuste en distintas actividades; por eso presionan para que los trabajadores dejen de trabajar un día a la semana o quitarle los feriados. Eso se suma a que no se ha pagado el bono de 25.000 pesos a los trabajadores de recolección que están aislados por el coronavirus”, reclamó esta mañana Pablo Moyano, el secretario adjunto del sindicato de Camioneros, al hablar de la medida de fuerza.

Según pudo saber LA NACION, el nuevo contrato aún no terminó de definirse y sigue siendo motivo de discusión en los encuentros periódicos entre el Gobierno y el gremio que, hasta el momento, se realizaban en buenos términos. El plan oficial, según explican fuentes cercanas a la negociación, es avanzar en la reducción del importe, pero preservar las fuentes de trabajo. Camioneros sostiene que el empleo podría verse perjudicado. “Hasta que se pague el bono y la ciudad deje de presionar a las empresas y los trabajadores, continuaremos con el paro”, avisó Moyano hoy luego de reunirse con los trabajadores. El líder de Camioneros llevaba puesta una remera blanca con un mensaje escrito en verde: “Larreta, con el bolsillo de los trabajadores, no”, decía. La medida afectó la recolección de basura y también la limpieza de veredas y espacio público, un servicio indispensable en el contexto sanitario actual debido a la pandemia de coronavirus.


EDUCACIÓN: EL 65% DE LOS ALUMNOS PORTEÑOS VOLVIERON A LA PRESENCIALIDAD
El bono al que hizo referencia Moyano fue firmado por la Federación Nacional de Camioneros para todos los trabajadores que cumplieron 180 días de trabajo durante 2020. Según explicó esta mañana, hay 500 trabajadores que no lo percibieron porque fueron licenciados durante la cuarentena por pertenecer a grupos de riesgo ante el Covid-19. El bono se abona en cuatro cuotas de $6250.

“El 12 de enero pasado las empresas de higiene urbana firmaron un convenio con el sindicato para que la asignación extraordinaria no remunerativa sea pagada a quienes trabajaron más de la mitad de los días hábiles en 2020 (180 días) por el esfuerzo realizado. Se acordó que la asignación sea pagada en cuatro partes iguales (el sábado se pagó la primera parte) y se continuará en marzo, abril y mayo”, respondieron en un comunicado desde el Gobierno de la ciudad.

Luego de una reunión que mantuvo el subsecretario de Trabajo, Industria y Comercio, Ezequiel Jarvis, con el gremio y las empresas de recolección el paro se destrabó. “Las empresas aceptaron pagar la suma requerida a los trabajadores que habían sido dispensados por pertenecer a grupos de riesgo”, explicó una fuente que participó de la reunión. Con esta medida hoy se normalizaría el servicio.

El sistema de recolección de residuos e higiene urbana involucra a 6300 personas, un contrato con seis empresas y con vencimiento en 2024. Cliba, AESA, Urbasur, Nittida, Ashira y Solbayres se reparten las zonas desde 2014. A todas ellas también se les plantea un recorte del margen de ganancia, alrededor de un 2% anual. “El contrato de recolección de residuos sigue en conversación con todas las partes correspondientes. Todavía no hay un acuerdo, con lo cual no hay ninguna medida tomada que modifique las condiciones actuales”, insisten, sin embargo, desde la ciudad.

En el nuevo esquema de recolección de residuos también se estudia suspender el servicio los feriados (actualmente hay 14 feriados en los que aún se retira la basura). En plena cuarentena hubo una caída del 25% de la basura generada por día en toda la ciudad, lo que significó una reducción de los niveles de desperdicios derivados a los predios de disposición final para ser enterrados. Antes de la pandemia, en la ciudad se generaban unas 8000 toneladas diarias que pasaron a ser 6000 por día durante los meses de mayor restricción con shoppings, comercios e industrias cerradas.

Fuente: La Nación




Untitled Document