Sabor sobre el Consejo Económico y Social: “Las convocatorias al diálogo no funcionan porque siguen una lógica de hacer siempre lo mismo”

“Las convocatorias al diálogo solo se utilizan para evitar conflictos inminentes, siempre bajo el vicio de la coyuntura; y sin tener a todos los sectores representados en la mesa, será un fracaso”, afirmó Sabor.

Esta semana, el Gobierno de Alberto Fernández oficializó la creación del Consejo Económico y Social a través del Decreto 124/2021, publicado en el Boletín Oficial. En este sentido, Ezequiel Sabor, ex Secretario de Trabajo del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación, sentenció: “El intento de los gobiernos de convocar a una mesa de diálogo entre el sector productivo y los trabajadores para unificar criterios de políticas a implementarse termina siendo un fracaso en la vida práctica de los argentinos, porque los actores que participan no reconocen que la estructura económica y social de la argentina ha cambiado”.

Asimismo, afirmó que establecer una mesa de trabajo representativa “es prioritario y deberían empezar a preguntarse qué hacer con más del 40% de los trabajadores informales o cómo integrar a una economía informal que hoy innegablemente existe”. Para lo cual primero “hay que reconocer que el mercado informal viene creciendo, que las políticas que se implementan para detenerlo hacen agua y que las modalidades de empleo adquirieron otras formas como la figura de autónomos y monotributistas”.

“Todos los partidos políticos a cargo del poder ejecutivo han convocado a la mesa de diálogo en situaciones de extrema delicadeza económica y social. Sin embargo, el camino recorrido nos demuestra que las convocatorias solo se utilizan para evitar conflictos inminentes o constituyen el freno a la escalada de un conflicto latente. Nunca van un poco más allá de la coyuntura”, afirmó Sabor. Y agregó: “La institucionalización del Consejo Económico Social parece nacer justamente dentro del vicio político del hacer bajo la coyuntura, y en este caso con la gravedad que le otorga la pandemia. Si la inminente voluntad política no tuerce la lógica de hacer siempre lo mismo, será un fracaso”.





Untitled Document