Antes de la reunión en Olivos. Soledad Acuña: “No es el momento de cerrar la presencialidad”

En medio del malestar por la suspensión y horas antes de la reunión que mantendrán Alberto Fernández y el jefe de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, se renuevan las críticas por el anuncio presidencial que se salió de lo acordado

En medio del malestar por la suspensión de clases y horas antes de la reunión que mantendrán Alberto Fernández y el jefe de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, se renuevan las críticas por el anuncio presidencial que se salió de lo acordado.

“No se puede tomar este tipo de medidas de un día para el otro”, repudió Soledad Acuña, ministra de Educación porteña en la previa del encuentro que se desarrollará esta mañana luego de que el propio Larreta rechazara el cierre de las aulas y pidiera públicamente una audiencia con el jefe de Estado para retomar el diálogo sobre las restricciones por la pandemia de coronavirus. “Este no es momento de cerrar la presencialidad”, insistió la funcionaria en declaraciones a Radio La Metro.

Ante la inminencia de la reunión entre Fernández y Larreta, Acuña dijo que espera que se pueda “recuperar el consenso” logrado “entre la oposición, el oficialismo, las familias, los docentes: que las escuelas deben ser lo último que se cierre”.

En ese sentido, explicó que a través del jefe de Gobierno porteño le llevarán al Presidente documentación que con la que se justifica la continuación de las clases presenciales. “Vamos a presentar datos que trabajamos con el ministro de Educación, Nicolás Trotta, y con el ministro de Transporte, Mario Meoni”, dijo.

En consonancia con los dichos de Larreta, señaló que apuestan al “entendimiento y el diálogo” para que se “tomen medidas de manera planificada”, pero advirtió: “Si el diálogo no funciona iremos a la instancia judicial, en la presentación con la Corte Suprema” .

Por otra parte, destacó la importancia de considerar el impacto de la medida en los niños: “Los chicos están empezando a retomar un esquema de trabajo que es muy importante en términos de trabajo y emocionales. No se puede tomar este tipo de medidas de un día para el otro”. Más adelante, en conversación con A24, Acuña destacó: “Todos los días pasan cosas distintas, las rutinas no vuelven, las realidades no se terminan de construir”.

Agolpamientos y chicos con discapacidades
Acuña también se refirio hoy a los argumento del Fernández para determinar la suspensión de las clases presenciales. El Presidente había dicho que algunas de las razones que le hicieron tomar esa determinación, fue que las madres “se agolpan en las puertas de los colegios” para retirar a sus hijos, que los chicos en la escuela juegan a intercambiar los barbijos y que los maestros de chicos con capacidades diferentes le han dicho que encuentran muy difícil que los pequeños comprendan la dimensión del problema sanitario.

“En términos generales, lo que no podemos seguir haciendo es responsabilizar a los niños de las decisiones que no tomamos nosotros los adultos”, dijo Acuña en diálogo con Radio Mitre.

En cuanto al comentario de Fernández sobre los chicos con discapacidades dijo que la escuela es un gran “espacio de sociabilización y educación” para ellos y no es bueno que lo pierdan. Y que por otra parte, “van a la escuela para que las profesionales que estén formadas puedan estimular su desarrollo, capacidades y enseñarles sobre los cuidados personales”.

Sobre el intercambio de barbijos, dijo: “Voy a una escuela distinta todos los días y ningún directivo de escuelas me dijo que eso ocurriera ni dentro de los colegios ni en las salidas y por otra parte contamos con un sistema de denuncias y no tengo ninguna al respecto”.

Además, Acuña dijo que la concentración de personas en las puertas de los colegios tiene una solución si se aumentan los controles en las veredas. “Primero Alberto Fernández tiene que saber que también van muchos padres a llevar y a buscar a sus hijos, y las madres no nos juntamos a chusmear en la puerta”, aclaró al tiempo que dijo que “estar al aire libre no genera contagios”.

No obstante, explicó: “Pero si es así, que se juntan muchos padres y madres en las puertas de los colegios, la solución no es suspender las clases, es organizar la entrada y la salida de otra manera, pongamos más gente controlando eso en la calle”.

Fuente: La Nación


Untitled Document


Más Noticias



Untitled Document