Los gremios docentes bonaerenses exigen ser vacunados con las dos dosis antes del regreso a las aulas

El 68 por ciento de los docentes y no docentes inscriptos está vacunado; hay 165.667 personas que trabajan en las escuelas que aún no recibieron siquiera una dosis.

LA PLATA.- La vuelta a clases presenciales que se concretará desde el miércoles en el Gran Buenos Aires generó un contrapunto entre los gremios de docentes, que exigen vacunación completa de maestros y auxiliares, y el cumplimiento de los protocolos para regreso seguro a las aulas.

Hasta ayer se registraron 354.874 docentes y no docentes vacunados. Esto es el 68,17 por ciento del total de 520.541 inscriptos. Aún resta vacunar a 165.667 interesados en tener inmunidad antes de volver a sus trabajos en las escuelas de todo el territorio provincial, que está bajo el mando de Axel Kicillof.

El regreso a clase no incluye a la totalidad de los empleados de la comunidad educativa que integran más de 600.000 personas en esta provincia: sólo 61 de los 135 municipios tendrán clases presenciales a partir de esta semana. Hay otras 74 comunas -en su mayoría del interior- que mantienen el dictado del ciclo lectivo, aunque de manera virtual.

Apenas unos minutos antes de anunciar el regreso a la presencialidad, el viernes pasado, Kicillof les comunicó su decisión a los gremios docentes, que justo habían sido citados para negociar una recomposición salarial. La medida del gobernador recibió apoyo de la cúpula de los sindicatos más cercanos al oficialismo, pero en las bases surgen posturas encontradas.

El secretario general de Udocba, Alejandro Salcedo, fue acaso el más duro: “La decisión que tomó el gobernador sorprendió a todos; creo que se podía haber esperado unos días más”. Pidió que “se cumplan todos los protocolos” para el regreso a la presencialidad y expresó que “pese a la baja de casos aún hay que tomar recaudos”.

La titular de la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB), Mirta Petrocini, destacó: “Todos queremos volver a la presencialiddad, es un deseo. Pero hay que dimensionar el contexto con la pandemia y en un marco de resguardo”.

Petrocini, titular del segundo gremio más representativo de la provincia, pidió que “se garanticen las condiciones de cuidado y los protocolos”. Y añadió: “Planteamos que hay que acelerar la vacunación, para docentes, no docentes y continuar con los protocolos existentes”.

Por último, la titular de la Federación de Educadores Bonaerenses señaló que “están dadas las condiciones para volver a la presencialidad según las evaluaciones epidemiológicas realizadas por los especialistas. Debe ser cuidada y queremos que se garanticen los protocolos”.

Desde el Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop) se exigió “la imperiosa necesidad de completar la vacunación a la totalidad de las y los docentes y auxiliares, como garantía para cuidar la vida”.

Sadop expresó que región por región el sindicato realiza un monitoreo de la situación epidemiológica. Pidió una presencialidad cuidada: “Hay que garantizar los protocolos y las medidas de cuidado que preserven la salud de todos los integrantes de la comunidad educativa”. El sindicato convocó a que se formen comités de salud, seguridad e higiene en cada escuela.

En tanto el Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación de la Provincia de Buenos Aires, que dirige Roberto Baradel, manifestó “la imperiosa necesidad de que se planifique una presencialidad cuidada, organizada, que se retome gradualmente en el transcurso de la próxima semana, siempre en el marco del estricto cumplimiento de los protocolos”.

“Valoramos la campaña de vacunación en la provincia de Buenos Aires, y sostenemos que es una variable sanitaria fundamental que se avance en la aplicación de las vacunas a la totalidad de los Trabajadorxs de la Educación. Esto, junto al estricto cumplimiento del Plan Jurisdiccional, son requisitos indispensables para una vuelta a la presencialidad en la que se priorice la educación y el cuidado de la salud”, expresó el Suteba.

Diferencias con Trotta
El anuncio del regreso a las aulas generó alguna controversia entre el gobernador Axel Kicillof y el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta. Este había negado la vuelta a la presencialidad por ausencia de condiciones epidemiológicas pocas horas antes del anuncio de Kicillof. Y una vez informada la resolución de provincia acusó al ministro de Salud Daniel Gollán de anticiparse con el anuncio.

La vuelta a las escuelas generó además un pedido de interpelación a la Directora General de Cultura y Educación, Agustina Vila. Legisladores de Juntos por el Cambio presentaron un pedido en la Cámara de Diputados para que Vila informe sobre los distintos aspectos relacionados con en estado de situación epidemiológica.

El pedido difícilmente prospere en la Cámara de Diputados donde el Frente de Todos tiene mayoría. Sólo en la Cámara de Senadores la oposición tiene mayoría y podría forzar una interpelación a la funcionaria.


Fuente: La Nación


Untitled Document


Más Noticias



Untitled Document