El promedio de muertes diarias por coronavirus bajó 24% en la ciudad de Buenos Aires

Los indicadores a nivel nacional también mostraron un descenso, tanto para fallecimientos como para contagios de COVID-19

Los informes epidemiológicos que el Ministerio de Salud de la Nación difundió los últimos días arrojan números esperanzadores. Los indicadores de nuevas muertes y contagios diarios de coronavirus, tanto a nivel nacional como en la ciudad de Buenos Aires y en el interior, están en descenso. En territorio porteño la estadística es más pronunciada.

En la ciudad de Buenos Aires, el promedio de nuevas muertes diarias en la última semana bajó 24% en comparación con los siete días previos.

Ante estos números, el gobierno porteño analiza flexibilizar más actividades para la nueva etapa de restricciones que comenzará a partir del próximo sábado.

Como suele suceder cada vez que se acerca el vencimiento del decreto vigente, diversos ministros de Horacio Rodríguez Larreta comenzaron a analizar números que grafican la situación sanitaria de la Capital Federal. De no haber cambios significativos en los próximos dos días, la ciudad de Buenos Aires se apresta a habilitar los encuentros sociales en domicilios privados -actualmente están prohibidos- siempre que se realicen en patios o terrazas, con un aforo de hasta 10 personas.

Por su parte, en la provincia de Buenos Aires la baja es del 8%. En el resto del país (sin contar CABA ni la Provincia), la baja es del 1%.

A nivel nacional, el promedio diario de nuevos fallecimientos bajó un 4% esta semana en comparación a la anterior.

Por efecto de la vacunación, la edad de los pacientes graves hospitalizados por COVID-19 está bajando en la Argentina. Aunque el coronavirus avanza entre los jóvenes, estos grupos son los que menos probabilidad tienen de padecer las formas más graves de la enfermedad, y aún menos de llegar a unidades de terapia intensiva (UTI) o morir. Sucede que ante la cantidad de infecciones es estadísticamente inevitable que en algunos el desenlace sea fatal. Pero la tendencia es que sea cada vez menor.

El médico intensivista Arnaldo Dubin (MN 54527) analizó con Infobae que “el año pasado la letalidad se duplicó de principios de marzo a octubre en la ciudad de Buenos Aires y esto puede haber sido un hecho paralelo a lo que se vio en el estudio publicado en The Lancet, en el que se identificaron los predictores de la mortalidad”. “Encontramos dos (predictores) independientes de la mortalidad que son originales: la intubación fuera de la terapia intensiva y el segundo fue el mes de internación -evaluó el especialista-. En situaciones como esta lo esperable es que la mortalidad disminuya a lo largo del tiempo a medida que se obtiene experiencia, y acá fue al revés: fue aumentando con el correr de la pandemia, de modo que este aumento de la mortalidad a medida que corría el año estuvo vinculado con la tensión del sistema sanitario”.

“Ahora la letalidad está casi a nivel de inicio de la pandemia y esto tiene que ver con la edad de los pacientes que se enferman y llegan a terapia intensiva”, evaluó.

En un reporte semanal realizado por la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI) con fecha del 2 de julio al que Infobae tuvo acceso, y en el que participaron 122 UTIs, con un total de 2.157 camas, se observó una tasa de ocupación del 81%, siendo COVID-19 positivos el 53%. Del total de los mismos, el 80% requirió asistencia respiratoria mecánica (ARM) y 5% cánula de alto flujo termo humidificado (CAFO). Aunque se evidenció igual nivel de ocupación en las instituciones públicas y en las privadas, las públicas tuvieron más pacientes COVID-19 versus las privadas (76% vs 68%). Los pacientes en ARM fuera de la UTI descendieron al 3%. Y se observó una disminución de la ocupación de camas en casi todas las provincias.

El Ministerio de Salud de la Nación informó ayer que, en las 24 horas previas, se registraron 457 muertes y 19.423 nuevos contagios de coronavirus. Con estos datos, el total de casos desde el inicio de la pandemia asciende a 4.593.763 y las víctimas fatales son 97.439.

Por otra parte, fueron realizados 117.227 testeos, con una positividad del 16,56%. Desde el inicio del brote, se llevaron a cabo 17.308.884 pruebas diagnósticas para esta enfermedad. A la fecha, se registran 289.846 casos positivos activos en todo el país y 4.206.478 recuperados.

Fuente: Infobae


Untitled Document


Más Noticias



Untitled Document